top of page

Aborto Legal para no morir

Actualizado: 4 feb 2023

En los últimos años, la «ola verde» de despenalización del aborto en latinoamérica, ha obtenido avances: en 2012, Uruguay despenalizó el aborto hasta la semana 12 de gestación; en 2020, Argentina aprobó una ley que permite el aborto seguro y gratuito en el país en las primeras 14 semanas y en febrero de 2022, Colombia despenalizó el aborto hasta la semana 24 de gestación.

En esta nota se resume la legislación sobre el aborto en los países latinoamericanos para reflexionar sobre los avances y retrocesos en el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

Sin embargo, la realidad es que esta ola no ha llegado a todos los territorios. La mayoría de los países sigue aplicando viejos y anticuados códigos penales que criminalizan la interrupción voluntaria del embarazo a menos que se hayan violado los derechos de la mujer, como es el caso de los que sólo la autorizan en casos de violación o de riesgo de muerte.

6 países: El Salvador, Haití, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Surinam– continúan con una legislación inflexible sobre el aborto.

Argentina: en diciembre de 2020, Argentina aprobó la Ley 27.610 conocida como Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), que contempla el aborto seguro y gratuito en el país, hasta la semana 14 de gestación. Meses después, oficializó el Protocolo de salud para la Atención Integral de quienes realizan la interrupción legal del embarazo.

Belice: el Código Penal de Belice (1980) penaliza el aborto bajo pena de cadena perpetua. La interrupción del embarazo sólo está permitida si la realiza un médico colegiado para proteger la vida de la mujer, su salud física y mental o la de sus hijos, en caso de riesgo de discapacidad grave para el feto.

Bolivia: en septiembre de 2017 Bolivia aprobó el artículo 153 de un nuevo Código Penal, que despenaliza el aborto hasta la octava semana de gestación. La legislación tampoco impone castigo en caso de aborto realizado por adolescentes en cualquier fase del embarazo. Antes de la aprobación del artículo, Bolivia ya contemplaba el aborto legal en casos de violación o riesgo de muerte. Sin embargo, el Código Penal castiga con una pena de hasta tres años de prisión en caso de interrupción del embarazo fuera de las circunstancias descritas.

Brasil: en Brasil, la ley penaliza la interrupción voluntaria de la vida intrauterina, con una pena que puede variar de 1 a 3 años de prisión. El aborto sólo está permitido en tres casos: embarazo por violación, riesgo para la vida de la mujer y anencefalia del feto.

Sin embargo, incluso los casos de aborto legal se han puesto en duda. El 28 de junio de 2022, en Brasilia, se discutió acerca del el manual del Ministerio de Salud, la investigación penal de niñas y mujeres violadas que acceden al servicio de aborto legal; la imposición de un límite de edad de gestación para el procedimiento; y establece que «todo aborto es ilegal, salvo en los casos en que hay exclusión de la ilegalidad».

Chile: Chile sólo permite la interrupción del embarazo en caso de riesgo de muerte, cuando el feto o embrión es inviable o en caso de violación. En marzo de 2021, la interrupción legal del embarazo se incluyó en el proyecto de la nueva Constitución chilena, documento que fue rechazado por el 62% de la población en un plebiscito de salida.

Colombia: en febrero de 2022, Colombia despenalizó el aborto hasta la semana 24 de gestación. Antes, el Código Penal colombiano contemplaba la interrupción legal del embarazo en tres casos: violación o incesto, malformación del feto que hiciera imposible la vida, o en caso de riesgo de muerte de la mujer.

Costa Rica: el Código Penal de Costa Rica criminaliza el aborto con hasta 3 años de prisión. La interrupción voluntaria del embarazo sólo se permite en caso de riesgo para la vida de la mujer.

Cuba: el aborto está despenalizado desde 1987 en el país. El Código Penal cubano sólo prevé castigar la interrupción del embarazo en tres casos: cuando hay intención de lucro, o si se realiza fuera de las instituciones hospitalarias o sin el consentimiento de la mujer.

Ecuador: a comienzos de 2022, la Asamblea Nacional de Ecuador despenalizó el aborto en caso de violación en el país. La nueva legislación permite el aborto hasta la 12ª semana de gestación. Para las mujeres indígenas y rurales, hasta la 18ª semana.

El Salvador: desde 1998 el aborto está totalmente penalizado en El Salvador, incluso en los casos espontáneos, si se sospecha que la mujer los induce. El Código Penal del país establece una pena de 2 a 8 años de prisión por la interrupción del embarazo, pero los fiscales y jueces suelen calificar los casos de pérdida de bebés como «homicidio agravado», lo que eleva la pena a entre 30 y 50 años de cárcel.

Guatemala: En marzo de 2022, Guatemala aprobó una ley que aumenta las penas de prisión por aborto en el país. La Ley de Protección de la Vida y la Familia castiga hasta con diez años de prisión a las personas que «provoquen su aborto o consientan que otra persona lo provoque». Anteriormente, la pena máxima era de cinco años. La única excepción son los casos que presentan un riesgo de muerte para la madre. Los médicos responsables también pueden ser castigados con hasta 50 años de prisión en caso de muerte de la madre.

Guyana: desde 1995, el aborto está despenalizado en Guyana hasta la 12ª semana de gestación. Después de ese periodo, la interrupción del embarazo está legalizada en caso de riesgo para la salud o la vida de la mujer. El país fue pionero en América Latina en entrar en esta discusión, después de que el Reino Unido –del que el país era colonia–, aprobara el aborto en 1967.

Guayana Francesa: la Guayana Francesa se considera territorio de Francia y, por tanto, sigue la legislación del país que desde 1975 permite la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación.

Haití: desde 1835, el Código Penal de Haití penaliza el aborto en cualquier circunstancia y la pena puede llegar a la cadena perpetua. El país está debatiendo una nueva legislación, que debería entrar en vigor en 2022 y que, legalizaría el aborto con el consentimiento de la mujer, en un centro médico digno, hasta la 12ª semana de embarazo.

Honduras: Es el país de América Latina con leyes más represivas contra el aborto. En enero de 2021, los parlamentarios aprobaron la reforma del artículo 67 de la Constitución de Honduras, que prohíbe el aborto en cualquier circunstancia desde el momento de la concepción del feto. También se prohíbe el uso, venta, distribución y compra de anticonceptivos de emergencia.

Jamaica: la Ley de delitos contra la persona en Jamaica prohíbe la interrupción voluntaria del embarazo desde 1864. En el país, el aborto sólo está permitido en tres casos: para salvar la vida de la mujer o preservar su salud mental y física. Fuera de estos términos, quien interrumpe un embarazo está sujeto a cadena perpetua.

México: el procedimiento está legalizado hasta la semana 12, sólo en 4 de los 32 estados: Ciudad de México, Oaxaca, Veracruz e Hidalgo. En los demás, el tema se trata con una normativa dura y restrictiva que sólo contempla el riesgo de vida para la madre, las malformaciones del feto y los casos de violación como circunstancias legales para la interrupción del embarazo.

En septiembre de 2021 se sienta un importante precedente: al tratar la penalización del aborto en el estado de Coahuila, la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que es inconstitucional determinar penas de prisión en el país en casos de interrupción del embarazo, porque la ley máxima no prohíbe la práctica. Esta decisión sentó un precedente que puede adoptarse en casos similares.

Nicaragua: el Código Penal de 2006 aún vigente en Nicaragua, penaliza todos los abortos en el país, incluso en los casos de violación o de riesgo de muerte de la mujer. La pena por interrumpir un embarazo puede oscilar entre 1 y 2 años de prisión para las mujeres embarazadas y entre 1 y 3 años para quienes realicen el procedimiento.

Panamá: en Panamá el aborto está permitido en tres casos: malformación del feto, riesgo de vida para la madre y violación. En otras circunstancias, la pena puede oscilar entre 1 y 10 años de prisión. En 2018, el aborto clandestino fue la cuarta causa de muerte de mujeres en el país.

Paraguay: Paraguay tiene una de las legislaciones más extremas de la región latinoamericana. En el país, la interrupción del embarazo está penalizada en todas las circunstancias excepto cuando existe riesgo de muerte para la mujer.

Perú: el Código Penal peruano de 1991 tipifica como delito la interrupción voluntaria del embarazo en todos los casos. El aborto sólo está permitido si lo realiza un profesional, con el consentimiento de la mujer, en caso de riesgo de muerte de la embarazada.

Puerto Rico: el aborto es legal en el país, si lo realiza un médico para proteger la vida de la embarazada y su salud no sólo física, sino también mental y socioemocional. Sin embargo, en abril de 2022 el país comenzó a debatir cambios en esta ley.

República Dominicana: desde 1884 y en vigor desde esa fecha, el Código Penal de la República Dominicana penaliza la interrupción voluntaria del embarazo en cualquier circunstancia. Un nuevo Código Penal en debate en ese país y el movimiento feminista, piden que se incluya el aborto legal en tres causales.

Surinam: Surinam es el único país sudamericano que prohíbe el aborto en cualquier circunstancia. El Código Penal del país castiga a la mujer con hasta 3 años de prisión 4 años para quienes ayuden o realicen el procedimiento.

Uruguay: desde 2012, Uruguay permite el aborto hasta la semana 12 de gestación. En caso de violación, el plazo se extiende hasta la semana 14 y puede ser más largo en caso de riesgo de muerte para la mujer embarazada o de anomalías fetales.

Venezuela: El Código Penal de Venezuela de 1915 tiene cuatro artículos que penalizan el aborto y la pena puede oscilar entre 6 meses y 2 años de prisión. El procedimiento sólo se permite si representa un riesgo inminente para la vida de la mujer embarazada.

100 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page